La lengua

¡Ah!, ¡la lengua! –suspiro de amor–, ese bravío animal, rebelde y descarado. Su paso asola todo lo que encuentra a su alrededor. Indómita, cual guerrera, dulce como cachorrillo. Amada y despreciada, se remueve en mi boca, rabiosa por poseer, por escaparse de las rejas. Ya no quedan lenguas en nuestros montes. Ya no. ¡Y tú que lo digas, querido mío!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Descubre más desde No se moje los pies en el cielo

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo